Iniciamos un segundo capítulo en la lucha por la diversidad: diferentEs*

Como resultado de las reflexiones presentadas y las lecciones aprendidas en Ombudsgay, hemos iniciado un segundo capítulo en nuestro intento por desarrollar un activismo estratégico en materia de igualdad y no discriminación en México y el mundo. En consecuencia, fundamos diferentEs*, un espacio organizado para desarrollar acciones que contribuyan a la construcción de una sociedad renovada, equitativa, incluyente y plural, efectivamente diversa y afirmada en los valores democráticos y humanos de solidaridad, respeto y responsabilidad.

En esta nueva lucha, el trabajo de base, es decir, directamente con individuos, grupos y poblaciones, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores; con las ideas y teorías más novedosas, revolucionarias y aquellas que han probado eficacia en la construcción de un mundo mejor; con un nuevo idealismo y una praxis que no se guíe por la conveniencia, el oportunismo y el pragmatismo sino por el compromiso social, las convicciones y la congruencia, resultan condiciones irrenunciables.

Consideramos que, en la actualidad, se ha tratado de imponer en México y las “democracias occidentales”, una corriente dominante que busca normar y regir el significado de la “diversidad sexual”. Esta corriente quiere normalizar la disidencia sexual y de género, asimilándola a la sociedad patriarcal y consumista, reproduciendo estereotipos y prácticas opresivas. Es preciso desactivar esta postura elitista, hegemonista y colonizante, visibilizando efectivamente la multiplicidad de formas de expresar la sexualidad, construir el género, y relacionarse personal, social y políticamente a partir de ello. Debemos desterrar el avasallamiento de la mirada economicista con la que se pretenden realizar todas las cosas actualmente; destronar al consumo como médula espinal en las relaciones personales, de autoestima, reconocimiento y representación.

Nos asumimos diferentEs*, es decir, no alineados a ninguna identidad corporativizada, por considerar que la diversidad humana no puede abarcarse en su totalidad con categorías sociales o políticas.

Además, la diferencia representa un activo central e imprescindible en la transformación de una sociedad que busca ser homogeneizada y desactivada políticamente desde la publicidad, los medios de comunicación y el mercado, mismos que constituyen la praxis de un sistema político económico injusto, que se ha sostenido históricamente en la desigualdad y la explotación, y que ya desde hace muchas décadas, pero especialmente desde el año de 2008, ha probado su ineficacia y peligro, mediante las recurrentes crisis financieras y económicas que hoy afectan a las personas más pobres de naciones enteras, algunas incluso “desarrolladas”, como son España, Grecia y hasta Estados Unidos. Con estas crisis se ha situado en posiciones superlativas de vulnerabilidad a las personas ya de por sí relegadas por la depauperación del nivel de vida, la pérdida del poder adquisitivo, el desempleo y la falta de condiciones de desarrollo humano generalizados, que el sistema alienta.

En consecuencia, buscamos visibilizar, dar voz, validar y abrir espacios en la sociedad para todas las personas, ampliando el espectro de las categorías en materia de diversidad sexual y de género. Queremos, también, sumarnos a otras luchas, dando una batalla integral contra la discriminación con otros grupos, mediante un enfoque de interseccionalidad, priorizando a quienes sufren exclusión, violencia y violaciones de derechos humanos en sus contextos de origen, incluyendo el interior de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, trans).

Sólo así, legitimando y tomando en consideración todas las expresiones sexuales e identidades de género, sobre todo aquellas que todavía se encuentran excluidas del reconocimiento social por parte del sistema dominante, podremos hablar con razón de diversidad y avanzar en la construcción de una sociedad auténticamente libre de discriminación y violencia.

Para seguirnos en diferentEs*, haga clic aquí.

Anuncios